Vive el romance en Alaska

    Me encantan las novelas románticas que no solo me invitan a descubrir la vida de sus protagonistas y cómo esas vidas se cruzan porque así tiene que ser; también, me encanta cuando me invitan a descubrir ese escenario maravilloso en el que estas dos personas están destinadas a encontrarse y ser felices para siempre; en este caso, vivir un romance en Alaska.

    El día que dejó de nevar en Alaska de Alice Kellen

    es una novela romántica New Adult

    que se desarrolla entre los blancos paisajes

    y las bajísimas temperaturas de Alaska.

    La historia de Heather y Nilak es complicada. Ella es insegura, está huyendo y cree que es un imán para atraer problemas.

     

    Nilak, por su parte, es frío, silencioso y tan reservado, que te da la sensación que es el clásico chico-problema del que te enamoras en todas las novelas.

     

    La verdad es que vivió una gran tragedia que lo sumergió en una profunda culpa y tristeza. Se castiga por lo ocurrido y tiene miedo a abrirse al amor de nuevo.

     

    Un romance en Alaska bien narrado —y pensado—; porque además de leer y enterarte de la evolución de Heather, Nilak y conocer a fondo al resto de los personajes que más frecuentan estos, hay que llevar cuentas de una subtrama que vas leyendo a modo de páginas del diario de Annie, en donde cuenta su romance especial con el amor de su vida y no sabes por qué lees las cosas de esta chica ni qué tiene ella que ver con los demás hasta el final de la historia en donde te quedas PLOP (O.O) por lo que descubres y cómo todo tiene relación.

     

    Alice nos lleva de la mano a Alaska con descripciones fantásticas sobre los escenarios, las costumbres, los alimentos y todas las peripecias que tienen que hacer los habitantes de este lugar apartado en el mundo, en el que la vida debe continuar rutinariamente haya nevadas o no.

    Fue una de mis lecturas favoritas del 2020 y me hizo recordar lo mucho que quiero visitar Alaska porque siempre me ha parecido que tiene escenarios imponentes en los que no queda duda que se puede vivir el romance a plenitud.

    ¡Prepara las maletas y ve a vivir el romance en Alaska!

    Heather llega a Alaska en medio de la noche, con una maleta y a un lugar en el que tiene que caminar por un sendero oscuro, por supuesto, hasta la cabaña que alquiló por teléfono.

     

    No creo que sea la forma más idónea de viajar a ese lugar pero de no haberlo hecho así, Heather no habría sufrido un —casi— infarto al encontrarse en una situación en la que casi me infarta a mí también; porque tan solo llegar y caminar por ese sendero oscuro, ya daba miedo, no te quiero contar lo que pensé cuando Heather narra que escucha el correr de un perro cercano a ella.

     

    «Un lobo» pensamos ella y yo, y luego nos dimos cuenta de que no era cualquier lobo.

     

    Era Caos, un simpático y fiel Alaskan Malamute que se convirtió en uno de los personajes especiales de esa novela.

    Vive el romance en Alaska pero tomando precauciones

    Alaska forma parte de los Estados Unidos de América, su capital es Juneau la ciudad más poblada que tiene es Anchorage.

     

    Vivir el romance en Alaska va a ser sinónimo de pasar un poco de frío, beber mucho chocolate caliente y meterse entre las mantas al calor de la chimenea y, porque no, del deseo.

     

    Porque el romance hay que vivirlo completo ¿no?

     

    Ten en cuenta que si en verano hay temperaturas de 30 ° C es totalmente lógico que en invierno las temperaturas caigan a -46 ° C.

     

    Algo frío sí, aunque creo que es como dice mi marido, que después de que pasas al negativo, ya da igual cuál sea el número porque el frío va a ser de los buenos.

     

    El caso es que debe ser interesante viajar a este lugar en una época en la que se pueda apreciar su esencia ártica pero sin que se te congelen las pestañas; al parecer, la época ideal es entre mediados de mayo y principios de septiembre.

     

    Claro, si lo que quieres es vivir un romance en Alaska en su estado puro, pues ya sabes que de noviembre a marzo podrás experimentar temperaturas muy, muy bajas y vas a poder poner a prueba tu resistencia y gusto por el frío extremo.

     

    Yo creo que viajaría en los dos tiempos, porque también podría experimentar los días más largos y las noches más largas algo que me encantaría vivir; a pesar de que estoy segura de que en la temporada de 22 horas de luz cada día, acabaría loca y odiando al resto del mundo por no permitirme disfrutar de la noche que tanto me gusta.

     

    Es una de las cosas que más me gusta de estar en el invierno, cuando la noche se acerca pronto.

    Al parecer,

    octubre es el mes perfecto para poder tener

    una luna de miel estupenda

    y vivir el romance en Alaska por todo lo alto.

    Puedes tomar un crucero, viajar como Heather y entregarte a la aventura o quizá sería buena idea tomar una auto caravana y ponerse en marcha para recorrer lo más que se pueda en el tiempo que tengas disponible; tal como lo hicieron los chicos del blog viajero De ilusión a recuerdo, quienes hicieron un viaje estupendo y lo documentaron en una guía práctica que te recomiendo ver si quieres viajar y vivir el romance en Alaska.

     

    La verdad es que cuando tienes la autonomía de un coche puedes encontrar paisajes que no son los puntos turísticos famosos pero que pueden llegar a ser tan —o más— bonitos que esos.

    Viajes como viajes, vive el romance en Alaska al máximo.

    Glaciares, cuevas heladas, recorrer parque nacionales y reservas, ver la fauna salvaje en acción, comer deliciosos platos de salmón, visitar los lagos, viajar en trineo tirado de perros, rodearse de la blancura de la nieve, tener la oportunidad de presenciar el desprendimiento de los témpanos de hielo de un glaciar y hasta tomar consciencia con ello del cambio climático.

     

    Hay tanto, pero tanto que puedes hacer en Alaska para disfrutar del viaje y aunque todas las actividades podrían tener un toque romántico, dos de ellas están consideradas Experiencias imprescindibles para vivir un romance en Alaska al pleno:

     

    1. Dormir en una cabaña.
    2. Ver una aurora boreal.

     

    ¿Vivir el romance en Alaska dentro de una cabaña?

    No soy amiga de las aventuras extremas, no me gusta acampar en el medio de la naturaleza y le tengo un poco de recelo a las cabañas que siempre me han parecido como viejas y desvencijadas.

     

    Sobre todo las que están en el medio de la nada; como la de Heather, que me daba desconfianza en cuanto la vimos juntas (sí, cuando leo, yo suelo visitar los lugares junto con los personajes; tú, ¿no?)

     

     Pero luego de que ella se acostumbrara a su nueva casa y yo me acostumbrara con ella, además de alguna escena intensa que ocurre con ella y Nilak al calor de la chimenea, me hice a la idea de que debe ser lindo poder pasar una noche —o varias— dentro de una cabaña de estas que esté en mediano buen estado, lógicamente, y con todas las comodidades.

     

    Que quiero irme de viaje y pasarla bien, no busco salir de casa para irme a pasar trabajo estando de vacaciones.

     

    Además de que dejaría de ser romántico el asunto. Las cosas como son.

     

    Reservar un lugar de estos en medio de un bosque o quizá a orilla de un lago y disfrutar del paisaje, las nevadas, la chimenea, el chocolate caliente o el vino si prefieres, y aquello daría paso a las miradas traviesas, las caricias, los besos, la ropa que vuela por los aires y… ya puedes hacerte una idea de lo demás 🙂

    ¿Y qué tal si tienes suerte de ver una Aurora Boreal

    mientras vives el romance en Alaska?

    Esto último es de las cosas que están en mi Bucket list porque es un fenómeno tan mágico y espectacular que algún día tengo que vivirlo.

     

    Es un sueño que quiero cumplir sí o sí.

     

    Casualmente, en mi próxima novela, hay una escena muy subida de tono entre los protagonistas, de esas que te van erizando la piel mientras vas leyendo cada uno de los movimientos de ellos y que, ahora que lo pienso, involucra: el frío, una increíble aurora boreal y una cabaña.

     

    Aunque mis protagonistas no viven su romance en Alaska si no en otro lado que también es muy romántico y del que te hablaré en las próximas semanas.

    ¿Te gustaría vivir un romance en Alaska?

    Te leo en los comentarios.

    ¡Hasta el próximo escenario romántico!

    ¿Te pareció interesante y entretenido?

    ¡Compártelo!

    También puede interesarte...

    ideas para apoyar a tu escritor favorito

    Como bien sabes, los autores siempre estamos a la espera de que nuestros lectores, amigos, familiares y demás, nos den todo su apoyo a lo largo de nuestra carrera literaria; es normal, lo que tú como lector no sabes es que tienes varias formas de apoyar a tu autor favorito.

    clubes de lectura antiguos

    La semana pasada te conté a cerca de los clubes de lectura en España y mientras investigaba de eso, me saltó un reportaje anglosajón que mencionaba cuatro clubes de lectura antiguos en los Estados Unidos que pueden tener más de cien años. ¿Puedes creerlo? ¡Más de 100 años!👀...

    cómo atraer un amor de novela a tu vida

    Amor. Atraer el amor es algo que siempre quieren los seres humanos. ¿Sueñas con atraer a un amor como los que encuentras en las novelas románticas que lees con devoción? ¿Esos amores que sientes tan perfectos que sospechas que son ...

    antología de relatos de stefania gil

    ¡Suscríbete YA!

    Y lee GRATIS varios de mis relatos recopilados en esta Antología. Además, la suscripción te permite enterarte en exclusiva de los libros que estoy escribiendo, ofertas especiales, eventos y mucho más.

    *Envío correo a mis suscriptores una vez por semana. 

    Sobre mí...

    Soy Stefania Gil, escritora de ficción romántica; en su mayoría, de romántica contemporánea pero me chifla el romance paranormal, por lo que también encontrarás novelas de este tipo en mi catálogo. Pero antes de hablar de las novelas que he escrito y vendido, quiero contarte mi historia. ¿Sabías que no tengo toda la vida escribiendo y que ni siquiera pensaba en ser escritora?

    stefania gil

    Write a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.