Cuando la inspiración surge de mi vida o de la otros.www.canva.com","c":"DAEV8jcuaL0","i":"D1KSwLf14UNyaY64eRoHpw","b":1613153416413,"A":[{"A?":"I","A":175.87837636411243,"B":806.7020082987685,"D":55.2491877350523,"C":53.64193900935526,"E":-29.55228887001755,"a":{"B":{"A":{"A":"MABDOKm_su4","B":2}}}}],"B":1080,"C":1350}
Compartir en las redes:

Cuando la inspiración surge de mi vida o de la de otros.

Desde hace varios días estoy enganchada a la serie de Amazon Prime The Marvelous Mrs. Maisel, una serie estadounidense entre drama y comedia ambientada a finales de 1950 y comienzos de los 60, que cuenta la historia de un ama de casa en Nueva York que descubre que tiene una habilidad especial para el Stand-up comedy.

El personaje principal de esta serie, usa su vida personal y las cosas malas o raras que le van pasando para divertir a la gente cuando está sobre el escenario; mezclando las anécdotas con sarcasmo, consiguiendo así que la gente, su público, estalle a carcajadas.

Eso me llevó a pensar en las cosas, situaciones o momentos que sirven de inspiración para una persona y que, a partir de ahí, surja una oportunidad para crear algo nuevo que divierta y anime a otros seres humanos.

¿Sabías que la inspiración para algunas de mis novelas surgió de hechos reales en mi vida o en la vida de algunos conocidos?

La inspiración, en algunas ocasiones, no viene propiamente de nuestra imaginación porque viene edulcorada con algunas cosas que escuchamos o que observamos en la vida de otros y que puede encajar bien en la vida del personaje que se nos presenta.

Todos creemos que tenemos una vida digna de contar en un libro y todos creemos que ese libro se convertiría en un Bestseller y tenemos la tendencia a pensar que las penas y todo lo malo que nos ocurre es lo que hay que contar porque es lo «interesante» en plan drama: «Mi vida es una novela».

Asociamos las novelas al drama y no digo que no las haya de ese tipo pero no son las que me gustan leer y si tú estás aquí conmigo, creo que tampoco es tu tipo de historia para leer.

Sin embargo, a veces una tragedia real puede servir de base para crear una historia que será cruda y nos va a sacar lágrimas pero también será increíblemente inspiradora.

Así nació mi primera novela de romance contemporáneo hace seis años.

Yo me estrené escribiendo romance paranormal, por lo que escribir una novela romántica pura, me daba miedo porque no sabía cómo o por dónde entrarle.

Es más, no entendía cuál era la finalidad de escribir una historia de amor en donde solo ocurría eso: la historia de amor.

¿En dónde quedaban la acción y la magia, lo dragones o los brujos?

Pero entonces, recordé una historia real, contada por alguien a quien aprecio mucho hoy en día y fue como una revelación que se presentaba ante mí.

Esta persona, una mujer con la edad de mi madre, perdió a su marido muy joven. Se encontró un día sola, con cuatro niños y un montón de deudas.

¿Cómo tuvo que haber sido de dura su situación en ese momento? No años después cuando me contaba su proceso, sus hijos ya tenían sus vidas y ella logró salir adelante con un éxito indiscutible.

La situación ha debido ser dura, dolorosa, frustrante y no porque no pudiera hacerlo sola porque era mujer y no era capaz. No. Mi percepción más bien fue dirigida a su proceso ante una situación repentina: un día tienes una vida y al siguiente te derrumban todo, te arrancan un pilar fundamental y te dicen: «empieza de cero tu sola con todo esto encima».

Y entonces, en mi cabeza, nació Holly.

Una mujer con una vida estable y buena. Un marido como pocos y dos hijos estupendos; a la que, un día, justo el día en el que ella y su marido cumplen 20 años de casados, dos oficiales llaman a su puerta para indicarle que su esposo tuvo un terrible accidente y tienen que llevarla de prisa al hospital.

Reconozco que los primeros capítulos de esa novela son desgarradores. Holly salió a flote con tanta fuerza y con tantas emociones que si lees esa novela, te aconsejo tengas un paquete de pañuelos desechables a tu lado, porque vas a llorar.

Y después, poco a poco, vas «caminando» de la mano con Holly y ves su evolución, sus errores, cómo debe corregirlos y la ayudas a celebrar sus pequeñas victorias que le hacen convertirse en una mujer exitosa, que fue capaz de sacar adelante a su familia a pesar de la tragedia que los marcó para siempre.

Sí, mi inspiración tomó como punto de partida una gran tragedia y lo transformé en algo tan positivo que muchas lectoras me han escrito para decirme que esa novela en particular Siempre te amaré, les ayudó a salir del lugar negativo en el que estaban.

¿Puede haber algo más bonito en mi trabajo?

Que alguien me escriba para decirme que esa historia le ayudó o que le motivó, es mil veces más gratificante que una serie de cinco estrellas en Amazon.

Y por eso es que, muchas veces, me inspiro en circunstancias que sé que le han ocurrido a personas cercanas a mí o a mí misma, porque esas situaciones despiertan una conexión con el lector que bien pudo vivir lo mismo, algo parecido o tener a alguien que haya pasado por eso.

Como cuando me escribió otra lectora para contarme que conocía a una mujer como Alexis, la protagonista de Perfecto desastre, una mujer con mala suerte, soltera y tres hijos que tiene dos trabajos y trata, en lo posible, de poder con todo; pero que es humana y al final, cede a la desesperación y las frustraciones porque no importa qué tanto haga o qué tanto se esfuerce por sus hijos, la sociedad siempre la juzgará de mala madre por no hacerlo todo perfecto.

Curiosamente, la inspiración para Perfecto desastre no fue una mujer en la situación de Alexis, o quizá sí, pero solo en la parte de las injusticias y las críticas por parte de las otras madres.

Mi inspiración, en este caso, fue una mujer como Bethany. No exacta, claro está, pero sí con las intenciones de querer hacer ver a las otras mujeres como las peores madres del mundo y dejándose a ella como la intachable e insuperable Bethany Malone: esposa perfecta, con el marido perfecto, los hijos perfectos.

Esa perfección que apesta a infelicidad,

¿entiendes lo que te digo?

Bueno, yo tuve mi Bethany Malone hasta que me la sacudí de encima porque me hartó. Un sacudón mucho más pasivo, obviamente (Si leíste la novela, sabrás lo que te digo)

La culpa es del escocés también tiene un toque de inspiración en una persona conocida.

Una mujer escocesa, encantadora, que vive con sus dos hijos en España.

Solo tomé esa característica de ellos porque quería escribir una novela que se desarrollara en Escocia pero no sabía cómo o con qué motivo.

No lo tenía nada claro hasta que, un día, me dije: «y qué tal si es una familia como la de ella (mi conocida) y su hija tiene que irse a Escocia para cuidar de un familiar y estando allí, conoce al galán de la novela»

¡Pum!

Siempre digo que hay que tener cuidado

con lo que se le cuenta a un escritor  😎😉

Nunca sabes cuando tu vida o un hecho en particular que te ocurriera, podría parecerse mucho a la vida de sus protagonistas.

Dime, ¿tú vida o algún hecho en particular de tu vida le ha servido de inspiración a algún escritor?

Cuéntame en los comentarios.

 

¡Hasta la próxima!

También puede interesarte...

Blog de romance

Un viaje a esos lugares de ensueño en los que se desarrollan las novelas y películas románticas; un rincón para conocer y crear escenarios románticos.

Blog de romance

Los planes románticos suelen estar llenos de magia y aventura. Es justo cuando hacemos un despliegue de creatividad convirtiendo, cosas sencillas en momentos inolvidables. En la literatura y el cine tenemos ejemplos maravillosos con los que hemos soñado alguna vez.

series y películas románticas

Empezamos la semana dándole la bienvenida al mes más romántico del año, y qué mejor manera de hacerlo que con algunas recomendaciones de series y películas románticas.

Amor - relato de stefania gil - Bio instagram enlaces

¡Suscríbete YA y te regalo varios de mis relatos!

Vamos a mantenernos en contacto.

Yo siempre tengo algo nuevo para contar y quiero compartirlo contigo.

Compartir en las redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *