ser madre esposa y escritora
te digo adiós - relato de stefania gil - Bio instagram enlaces
Amor - relato de stefania gil - Bio instagram enlaces

Descarga ya estos relatos y empieza a leer GRATIS en el formato de tu preferencia.

En mis investigaciones por diversas web de escritores buscando consejos para encontrar un sano equilibrio entre la maternidad, otras responsabilidades y la escritura, encontré algunos que me parecieron de gran utilidad y que iré compartiendo contigo; porque al ser esposa, madre y escritora —además de: profesional en otra área, etc.— es necesario encontrar un equilibrio maravilloso para poder tener tiempo para todo y para «todos» sin morir de agobio —y agotamiento— en el proceso.

Tal como lo dice Jaimie Engle al inicio de su post en Writer Digest:

 

Yo uso muchos sombreros. Soy esposa, madre, maestra, editora, escritora y amiga. ¿Cómo he logrado el éxito? A través de un cuidadoso equilibrio entre disciplina, priorizar, automotivación y aceptación.

 

Como verás, Engle no está muy lejos de lo que siempre te digo que es necesario tener en la vida para que podamos con todo: ORGANIZACIÓN.

Y no creas que yo soy la organización hecha mujer, nada es perfecto ni puede darse por asegurado porque hoy en día, todo está en constante evolución y/o cambio.

Pero he probado muchos métodos que me han servido para organizarme de mejor manera y así no sentir agobio y ganas de mandarlo todo al infierno para relajarme en una playa del Caribe con un delicioso daiquirí de mango —y nadie más ja ja—.

 

La disciplina, priorización y organización son claves para poder tener tiempo para todo y para todos. Clic para tuitear

¿Por dónde empezar a ser esposa, madre y escritora?

Te lo explico según la misma Engle, lo comenta en su artículo.

 

Disciplina.

Un día tiene 24 horas y usualmente 8 están destinadas al sueño. Para cuidar de ti misma, tu familia y tu carrera, tienes que crearte una disciplina consciente y puede ser de la siguiente manera:

  • Siendo jefe: como jefe tienes que establecer horarios para ti mismo. Esto incluye la cantidad de palabras que escribirás en el día; si tienes que dedicarle tiempo a editar, corregir, maquetar, diseñar, promocionar, etc., todo eso debe ir programado en tiempos reales; y sumado a todo lo anterior, las actividades extras: casa, comida, esposo, niños, etc.
  • Siendo empleado: como empleado deberás seguir las pautas que has creado como jefe. Eso significa que si habías dispuesto dos horas para escribir 2.000 palabras pero solo alcanzaste a escribir 1.000 porque ese día no estabas con buenas musas, tendrás que detenerte y pasar a la siguiente actividad que tengas apuntada. Tal como llevarías una agenda en una oficina. La idea es que cumplas todas las tareas que te has puesto como jefe, no lo olvides.

Eres esposa, madre y escritora

y tienes que aprender a decir NO

Esta es una de mis partes favoritas porque es la que más nos cuesta hacer sobre todo cuando de dar negativas a otros se trata.

Te aseguro que como madre y esposa no fallas al decir NO en lo que sea necesario pero en la parte profesional, como escritora, te va a dar vergüenza con los demás decirles que NO a lo que pidan.

Pero, la cruda verdad es que debes aprender a decir NO a todo lo que NO esté programado en tu día.

No dejes de cumplir con tus objetivos del día como escritora porque tu hermana, vecina, madre —o quien sea— te llamó y te suplicó que le hicieras un recado en la calle —o cualquier otra cosa— que no lo hizo la misma persona por «falta de tiempo» o porque lo está necesitando con urgencia.

A menos de que sea una REAL URGENCIA

no saltes tus obligaciones como empleado.

Ser esposa, madre y escritora a tiempo completo y realizar las tres actividades desde casa, no les da a los demás el derecho a pensar que, como estás en casa y no tienes un jefe o un horario que cumplir, puedes hacer lo que te venga en gana —aprovechándose ellos de esto—.

Ese pensamiento tiene que acabar y es uno mismo quien debe poner el stop.

En esta sección también debes colocar a todo lo que represente una distracción en tu momento de «empleado». Desconectarte de internet si es necesario y dejar el móvil en la habitación cercana a la que trabajas con todas las notificaciones desactivadas.

Priorizar siendo esposa, madre y escritora.

Aquí tienes que establecer cuáles son tus metas «Goals» en todos los ámbitos de tu vida.

En este caso, Engle comenta que sus goals son: ser buena esposa, buena madre, buena amiga y una autora Bestseller.

Para ella todos estos goals están en la primera línea de su lista de prioridades y creo que no está muy alejada de la tuya o de la mía.

Todas las mujeres queremos destacar —siempre— como la mejor madre, la esposa ejemplar, la amiga incondicional, sin dejar a un lado nuestra independencia económica. No en vano hemos creado el mito ese de que «nos creemos» SUPERMUJERES.

Y no, no lo somos. Pero eso lo dejamos para otro post.

 

Entonces, para cumplir satisfactoriamente con todo esto que quieres alcanzar,

procede de la siguiente manera:

 

  • Necesidades: tienes que establecer cuáles son tus necesidades en todas las actividades que tengas programadas para el día. Cuidar de tu familia, limpiar la casa, lavar la ropa, hacer la compra en el supermercado. Cumplir plazos de escritura. Si te desempeñas en otra actividad aparte de la escritura, entonces también deberás establecer las necesidades que tienes que cubrir en esa área. Lo importante aquí es que tengas cuidado de no enfrascarte en una actividad que consuma tu día por completo haciéndote olvidar otras cosas importantes.

 

  • Deseo: bueno, aquí puedes pasarte todo el día pensando qué es lo que quieres. Querer alcanzar el objetivo de palabras escritas por día, empezar a escribir la historia que se asoma en tus pensamientos y no te deja en paz; llevar a los niños de paseo; ir al cine con tu esposo; reunirte con tus amigas; ir al salón de belleza, etc. Tus deseos son importantes. Son el combustible que te mantiene en marcha, pero no olvides que tus NECESIDADES son la prioridad para que siempre estés en equilibrio.

 

  • Balance: si te programas bien encontrarás el balance perfecto entre las necesidades y los deseos y tendrás tiempo para todo y para todos.

Automotivación como escritora

Como escritores independientes sin sueldo fijo y plazos de entrega, nos corresponde a nosotros mismos crear y alcanzar objetivos de escritura.

 

Y la automotivación significa:

Establecer metas alcanzables reales.

 

Se realista. No aspires a tener una meta de 5.000 palabras escritas si solo dispones de dos horas para escribir, porque as a frustrarte enormemente cuando no lo hayas alcanzado.

Empieza con pequeños pasos que te permitan alcanzar las metas sin que esto te genere estrés; al contrario, si vas poco a poco vas a estar creándote seguridad y dándote la motivación necesaria para continuar y quizá exigirte un poco más.

Comprensión y aceptación

Incluso con la mejor organización del mundo puedes fallar por el simple hecho de que eres un ser humano y de que hay muchas situaciones que se te escapan de las manos que pueden interferir en tu día a día.

Es posible que un día no alcances tus objetivos en la escritura o en los quehaceres de la casa, es probable que un día la comida no esté lista a tiempo y tengas que resolver con unos sándwiches (nadie se muere por comer sándwich un día —o dos—, te lo aseguro)

Podría ser que simplemente quieras soltar todo e irte con tu mejor amiga de paseo, tomar un café y tener una charla que te saque de la rutina; o algo tan básico como que tu esposo te invite a ver una película.

Existirán momentos en los tendrás que hacer una elección que va en contra de todo lo que se mencionó en este post y no va a pasar nada por una excepción que hagas.

 

No te tortures pensando que no lograste tus objetivos del día.

Al día siguiente, lo harás mejor.

 

Comprende y acepta que no todos los días son buenos.

Si estás estresada, fallando en todo o quizá estás teniendo éxito en una sola área de tu vida es momento de que pares todo, TODO, y te replantees la forma en la que estás llevando tus actividades.

Cambia y evoluciona para hacerlo cada vez mejor.

Consigue el equilibrio que te llevará a ser buena esposa, madre y escritora bestseller.

Y sé feliz en el proceso.

 

Espero que te haya gustado y servido este post.

Recuerda dejarme todos tus pensamientos en la caja de comentarios, que este espacio nos sirva para apoyarnos y motivarnos a continuar escribiendo.

Gracias por leer, comentar y compartir este post

También puede interesarte...

madre escritora tres tips para ti

Crees que todo va ser tan equilibrado como te lo imaginas, que podrás ser madre escritora porque podrás seguir escribiendo en tus ratos libres y que nada te va a apartar de tu camino mientras le das todo tu amor a esa personita que será parte de ti el resto de tu vida...

joana arteaga

Mi invitada de hoy a esta sección De autor a autor es la exitosa escritora de romance: Joana Arteaga. Joana Arteaga es… Escritora, madre, esposa, correctora, creativa y las manualidades se le dan...

estrategias de marketing inteligente para escritores

Como lo he dicho en posts anteriores, ser escritor no solo es escribir; el escritor, sobre todo cuando es independiente, debe emplear estrategias de marketing inteligentes para promocionarse y promocionar sus obras.

Compartir en las redes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *