¿Qué debe tener una novela de romance_
Amor - relato de stefania gil - Bio instagram enlaces

Este relato y muchas cosas más podrás encontrar en la ZONA de DESCARGAS GRATIS de la web.
¡Suscríbete YA!

Mucho se habla sobre la novela romántica.

Sin embargo, y me consta porque soy escritora de romance, escribir una novela de este género es tan complejo como escribir una novela de cualquier otro género con la diferencia de que, la historia, debe centrarse en la relación y el amor entre dos seres humanos.

Esto no quiere decir que no debe haber un conflicto y un clímax.

Como bien lo señala Editorial Vestales en un artículo muy interesante sobre los prejuicios y discusiones en torno al género romántico «el conflicto debe centrarse en la historia de amor y es durante el clímax de la misma, que los personajes encontrarán la forma de resolver sus conflictos para llegar a un final que, siempre, debe ser feliz»

En la vida hay de todo ¿no?

Y así como están los que critican, también están los que queremos —y mucho— a este género; ya sea desde el punto de vista del autor o del lector.

 

¿Qué debe tener una novela romántica para que sea buena?

Toda novela, según su género, debe tener características que le ayudan a llegar a la cima y ganar millones de lectores; no es la excepción para la romántica, aunque bien se sabe que en los últimos años la novela de romance ha evolucionado un poco dándonos historias más frescas y de rápida lectura.

Aclaro que, el hecho de que una novela sea de rápida lectura, no quiere decir que sea mala.

Una lectura fácil o rápida puede darse debido a que la trama es ligera y divertida; nada tiene que ver con la extensión de la novela. «Novela Corta» no es sinónimo de Malo. Cuidado con confundir las cosas porque yo he leído novelas largas que son demasiado rebuscadas para llegar a un final que ya se veía venir desde la mitad de la historia.

 

Un romance bien elaborado demuestra dominio para mantener las emociones a flor de piel que es lo que atrae a los lectores dentro de este género. Clic para tuitear

 

¿Qué es lo que hace que una novela de romance sea inolvidable?

Cuando A. D. Robertson publicó su primera novela, buscó asentar su historia en lo que había descubierto siendo lectora del género desde que era muy pequeña.

Se aferró a aquello que hace que un lector devore el libro en la primera lectura y que le encuentre el gusto —y la necesidad— de saborearlo de nuevo hasta saciarse de una historia romántica.

Robertson asegura que la novela ha de tener suficiente historia

Es lógico que las novelas románticas se centren en la historias de amor de la pareja como lo mencionamos antes, pero si la narración se basa únicamente en estos dos personajes centrales, la novela puede parecer insignificante con un mundo demasiado limitado.

Tiene que haber suficiente historia para involucrar más personajes, lugares y hacer de las relaciones  una red de conexiones significativas en las que existan acciones que tengan consecuencias.

Hay que tener cuidado con que no se nos vaya la historia de las manos, es bueno que haya suficiente para contar pero no demasiado. Existen novelas en las que el punto central, el romance, se pierde completo. 

La historia de amor es esencial para que la novela pueda mantenerse dentro del género romántico. Clic para tuitear

Es el punto más complicado para el escritor, en la opinión de Robertson, ya que tiene que alcanzar un equilibrio para mantener un romance que te quite el aliento mientras lo mantiene atado a una narrativa amplia y convincente.

Robertson piensa que la construcción de la tensión emocional y física se encuentra en el corazón de un romance irresistible.

Los besos robados, un toque casual y breve, sueños insinuantes y encuentros repentinos, contribuyen a mantener la atención del lector enfocada en la relación central de la novela.

Las escenas tentadoras que empiezan a aparecer en el último tercio del libro no están mal, porque la gratificación retrasada tiene sus méritos; pero ojo, cuidado con esto porque también tiene sus límites y puedes hacer que el lector pierda el interés al no encontrar la debida atracción que alimenta un romance en el momento oportuno.

También hay que cuidar el lenguaje con el que se narra la novela rosa, sobre todo cuando aparecen escenas de sexo en la misma y dependiendo al subgénero de romance en la que se ubique.

El erotismo hay que cuidarlo con las palabras para que sean agradables al lector y no hagan del texto algo vulgar.

Llamar «pene» al pene o «vagina» a la vagina está bien, lo creo razonable porque esos son sus verdaderos nombres, pero cuando los llamas «verga», «palo», «polla», «chocho», «totona» —o cualquier otra denominación en cualquier jerga hispana— ya la cosa cambia y empieza a sentirse vulgar.

Lo más importante a comprender es que la suma de todo lo dicho anteriormente es lo que va a hacer que una novela romántica consiga mantener el interés del lector.

Recordemos que los lectores de romántica queremos conseguir una empatía con alguno de los personajes que nos haga vivir la historia y el romance en carne propia, tal como soñamos las historias de romance, como nos roban las sonrisas esos personajes que se nos hacen irresistibles o los que llegamos a odiar con toda el alma por lastimarnos —porque se siente todo en la lectura cuando la trama y los personajes están bien construidos—.

Al final, buscamos un cuento de hadas para adultos, una cena con perdices en donde todos seamos felices y quedemos suspirando de amor 😍😍😍 

¿Crees que la novela romántica necesita algo más? ¿Qué opinas de este post?

Recuerda que puedes dejarme tus comentarios más abajo. 

Gracias por leer, comentar y compartir este post.

Únete al Grupo de Facebook «Los Noveleros de Stefania Gil»

Otros temas del blog:

Compartir en las redes:

2 comentarios sobre “Hacer inolvidable a la novela romántica.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *