Hace unos días, conversaba con otras autoras de lo que para unas puede resultar fácil y para otras no según lo que se espera de la novela romántica.

Tocamos varios puntos pero entre todos, el que más profundizamos, fue en la extensión que debería tener una novela. Se asegura que una novela debería estar alrededor de las 90.000 palabras pero todas llegamos a la conclusión de que esta cantidad va a variar según la forma de escribir de cada autor y el género dentro del cual escriba.

Por ejemplo, en este grupo en el que me encontraba conversando, la mayoría pensaba que escribir una novela corta sería todo un reto, mientras que para las demás, y me incluyo en ese grupo, sería un reto escribir una novela larga.

Lo hice, al principio de mí andar en la escritura con «Presagios» y «Sincronía», son dos novelas de unas 90.000 palabras cada una. En ese caso la historia necesitaba su espacio para ser narrada y no tuve problemas en llegar a esa extensión pero después de que escribí «Siempre te amaré», me di cuenta de que me siento más cómoda narrando historias que oscilan entre 45.000 y 60.000 palabras.

Son novelas que me toman un mes escribirlas y es el tiempo perfecto para después dejarla reposar hacerle correcciones y cumplir con un calendario de publicación bimensual.

Con esto, me surgió la duda de cuánto creen los expertos que debería ser la extensión ideal en un libro. Después de investigar me encontré con resultados que voy a compartir contigo.

 

¿Por qué importa contar las palabras?

 

En los diferentes artículos que encontré hablan de medir tus historias por palabras y no por páginas. Tiene sentido teniendo en cuenta que hoy en día no es lo mismo una página de lectura Kindle o iPhone que un libro convencional. Así que acostúmbrate a medir tus historias por palabras.

Cada género tiene un mínimo y un máximo de palabras establecidas por obra, puede haber excepciones a esta regla, claro está, pero siempre hay que tener cuidado si excede mucho del máximo porque podría significar que la obra no está bien editada o que tienes dos o más libros en uno solo. De ahí salen las bilogías, trilogías, sagas, etc.

«Medir la historia por palabras escritas te va a ayudar a planificar mejor tu arco narrativo y tu horario de escritura» Del #Blogpost ¿Por qué sí importa contar las palabras en tu libro? Clic para tuitear

Yo lo aplico así, te lo dije antes y realmente me funciona.

La cantidad de palaras también les sirve a las editoriales para saber qué tan rentable será un libro y si la historia podrá asegurar esa rentabilidad.

El editor Swawn Coyne en su libro «Outlining Your Book in 3 Easy Steps» dice que la novela promedio es de aproximadamente 90.000 palabras. Las historias grandes y épicas tienen entre 120.000 y 200.000 palabras. Pero también menciona que «El mago de Oz» tiene 40.000 palabras. «El Viejo y el Mar» entre 25 y 30.000 palabras como máximo.
Y Coyne utiliza el conteo de palabras de Nanowrimo (50.000 palabras) para sus ejemplos, calificando a esta cantidad como una buena base para un libro.

 

Veamos cuál es el conteo de palabras:

 

General:

 

Short Story – Historias Cortas: esta categoría debería estar entre las 1.500 y 30.000 palabras. Menos de 1.500 se considera Flash Fiction.

Novella: Sí, vieron bien, lo escribí con doble L —no conocía  esta clasificación y hablaré de ella en el próximo post  — Estas historias están entre las 30.000 y 50.000 palabras.

Novelas: varían entre 50.000 y 110.000 palabras. Podría considerarse la de 50.000 como novela corta y de 90.000 en adelante como novela larga.

 

Por géneros:

 

Romance general: entre 70.000 y 100.000 palabras.

Sub-géneros del Romance: entre 40.000 y 100.000 palabras.

Ciencia ficción y Fantasía: entre 90.000 y 120.000 aunque podría llegar a 150.000 algunas veces.

Ficción histórica: entre 80.000 y 100.000 palabras.

Novelas de misterio / suspense / horror / crimen: entre 70.000 y 90.000 palabras

Young Adult (YA): entre 50.000 y 80.000 palabras.

 

En los libros para niños:

 

Libros con fotos e ilustraciones: entre 300 y 800 palabras.

Primeras lecturas: entre 200 y 3.500 palabras.

Por capítulos: entre 4.000 y 10.000 palabras.

Para niños de 10 años en adelante: entre 25.000 y 40.000 palabras.

 

No ficción:

 

No ficción estándar: Negocios, ciencias políticas, psicología, historia, etc., varían entre 70.000 y 80.000 palabras.

Memorias: entre 80.000 y 100.000 palabras.

Biografías: entre 80.000 y 200.000 palabras.

Autoayuda: entre 40.000 y 50.000 palabras.

 

En mi opinión, estas son referencias que debemos tener en cuenta para organizarnos mejor al momento de escribir; y sin duda, son datos que debemos saber por cultura general.

Creo que si estás un poco por encima o por debajo no será un gran problema.

Lee bien UN POCO.

Cada historia tiene su propio ritmo y cada autor su voz narrativa. Algunos dan más detalles que otros o se detienen más en el conflicto para alargar la expectativa en el lector.

Sea cual sea tu voz narrativa y la forma de la historia que tienes entre manos, lo que siempre debes tener presente es en editarla varias veces antes de presentarla a una editorial o de autopublicarla para que puedas detectar qué sobra y qué falta.

La próxima semana voy a estar hablando de las diferencias entre la Novella y la Novela que ya me picó la curiosidad entre una y otra y estoy segura que tú también querrás saberlo.

Así que ya sabes, la cita es el próximo jueves.

 

En tanto, espero que me cuentes tu opinión sobre el conteo de palabras abajo en la caja de los comentarios y mil gracias por leer y compartir en las redes este post para poder llegar a más lectores.

Compartir en las redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *