Recursos para escritores

La delicada línea entre: lo erótico y lo vulgar.

Como lectora, cuando un libro del género erótico —o con algo de contenido erótico— cae en mis manos, lo que espero encontrar es una hermosa historia de amor y que su contenido sexual sea agradable de leer.

El género erótico debe ser tratado con mucha delicadeza en su escritura porque, como bien lo identifica el nombre del género, el erotismo es todo aquello que vuelve la carne deseable, que inspira belleza y juegos placenteros. Clic para tuitear

Soy de las lectoras a las que les gusta que le den migajas para que la imaginación se ponga a trabajar, así que prefiero leer aquellas escenas de sexo en las que no se detalla todos los movimientos y sensaciones de los personajes involucrados. No tengo ningún tabú en cuanto al sexo, es simplemente que me gusta imaginar. Y tampoco considero mala una escena en la que todo se detalle porque entiendo que en la literatura, tiene que haber para todos los gustos.

Lo que si me irrita un poco, es cuando empiezo a leer una escena erótica y me encuentro con palabras que hacen que la escena pierda su tinte erótico y se convierta en vulgar o en un juego de palabras que no se entienden a pesar de que están en español.

Antes de pasar a darles algunos ejemplos, quiero aclarar que entiendo perfectamente que en cada país en el que se habla castellano, existen diferentes formas de expresarse y muy diversas maneras de llamar a las cosas. Lo que en España se conoce como coche, en Venezuela se le llama carro. Es solo un ejemplo de lo que, en el castellano, puede cambiar de un país a otro haciendo alusión al mismo objeto o situación.

El español es un idioma que cuenta con más de 400 millones de hablantes, hay alrededor de 20 países en el mundo en los que el español es el idioma oficial y cada uno de estos países, tiene su propia jerga.

Es insostenible para una editorial o para un autor independiente, hacer traducciones para cada país o escribir según la jerga de cada uno de estos. Pero, sí existen palabras universales que pueden ser entendibles y agradables para todos los hispanohablantes dentro de las novelas, de cualquier género.

Entiendo que para el que está traduciendo la obra, le da exactamente igual como suene y como quede la traducción final porque su trabajo es simplemente traducir, pero debería existir un proceso de edición para que el contenido sexual que lleva la obra sea entendible para cualquier hispanohablante y que las escenas sean sensuales y provocativas.

Recientemente me terminé de leer una novela muy famosa de una autora escocesa en la que la traducción de la obra resultó ser agobiante para mí. A pesar de ya estar muy familiarizada con la jerga española, se me hacía pesada la lectura en ciertas ocasiones y sobre todo, en las escenas de sexo. Era una cantidad excesiva de: polla, follar, follame, quiero follarte, tus tetas y solo por nombrar algunas de estas formas de expresión.

No solo yo opino que Polla resulta desagradable, la RAE indica que Polla además de tener diversos significados, en el tercer punto, aclara que significa: Pene, pero la abreviatura que le antecede “Malson” indica que la palabra es Malsonante:

  1. f. malson. pene.

malsonante.

(Del ant. part. act. de malsonar).

  1. adj.Dicho especialmente de una doctrina o de una frase: Que ofende los oídos de personas piadosas o de buen gusto.
  2. adj. p. us. Que suena mal.

 

Luego, dentro de la misma RAE busco la palabra: Follar.

follar4.

(Quizá der. del lat. follis, fuelle).

  1. tr. vulg. Practicar el coito. U. t. c. intr.

Antecede la abreviatura “vulg” eso significa: Vulgar.

 

Es más agradable leer:

Carlos le quitó el sujetador y masajeó uno de sus senos.

A esto:

Carlos le quitó el sujetador y le masajeó las tetas.

 

Otro ejemplo:

Carolina sintió la erección de Juan y le dijo: Follame.

A mi parecer, sería más erótico y universal:

Carolina sintió la erección de Juan y le dijo: te quiero dentro de mí.

 

Otro ejemplo que es muy común:

A Juan se le puso la polla dura.

 

¡Vale! Cuando yo estoy leyendo y me encuentro con ese tipo de cosas, siento que empiezo a sufrir.

 

Peor aún:

La verga de Juan estaba dura y palpitaba.

 

Verga es una palabra muy usada en Venezuela para referirse al pene, entre otras cosas, y es muy vulgar.

verga1.

(Del lat. virga).

  1. f.pene.

verga.

  1. interj. vulg. El Salv. y Ven. U. para expresar sorpresa, protesta, disgusto o rechazo.

Es mucho más atractivo leer:

La erección de Juan estaba haciendo presión con su pantalón.

O también:

el miembro de Juan palpitaba con cada caricia que ella le daba.

 

¿No es mejor?

 

Así sea la noche de sexo más loca que tenga la protagonista —al estilo de Christian Grey o de un romance de cuento de hadas— da lo mismo. Bien se sabe que hay diferentes formas de practicar sexo y que hay parejas a las que les gusta hablar un lenguaje «sucio» durante el acto, porque eso los excita, pero considero que puede haber muchas formas de insinuar ese lenguaje «sucio» dentro de la novela erótica sin caer en lo vulgar.

Por eso, les pido a los escritores que escriban dentro de este género o que le agreguen alguna que otra escena de sexo a sus novelas, que sean delicados y universales a la hora de escribir las escenas sexuales.

 

Y tú, ¿qué opinas de este tema?

¡Gracias por leer este post y por compartirlo!

Compartir en las redes:
Tagged , , , , , , ,

18 thoughts on “La delicada línea entre: lo erótico y lo vulgar.

  1. ¡Holaa!

    El post me ha servido mucho, yo ahorita mismo estoy escribiendo mi primera novela y la primera escena de sexo es una violación, para mi escribir esa escena fue desagradable porque sentí que yo misma estaba experimentando el suceso. Sin embargo, como lectora empedernida concuerdo contigo en lo que dices, hay una diferencia entre lo vulgar y lo erótico.

    También soy de Venezuela y también escritora, un beso

  2. Totalmente de acuerdo. Está muy de moda ser gráfico hasta la grosería, nome gusta ni me motiva, yo no soy escritora erótica pero cuando tengo que escribir sexo, me gusta que "suene bien". 🙂

  3. Hola Deybelys!!!
    Gracias por pasarte por aquí y dejar tu opinion!!!
    Me alegra que el post sea de ayuda y te felicito por haber podido escribir una escena como esa. Si ya de por sí las escenas de sexo "normales" a mi me cuestan muchísimo escribirlas, no me quiero imaginar en tu lugar. Además de lo delicado del tema!
    Que tengas mucho éxito con esta obra 🙂

    Besos

  4. Stefanía,

    Yo creo que lo erótico insinúa más que describe. Se puede describir perfectamente una situación altamente erótica y no mencionar siquiera la palabra "pene" o alguna de sus alternativas más o menos malsonantes. El ejemplo que pones de "la erección" es bueno pero imagina que dices algo así como "su deseo se había materializado". Ni siquiera se menta en qué se ha materializado dicho deseo, pero el lector se lo imagina… quizás incluso de forma más vívida que si el autor dijera algo como "la tenía dura" (que tampoco menta la dichosa palabra).

    No es fácil escribir literatura erótica, y yo creo que mucho de lo vulgar es porque hay malos escritores que quieren enseñar en vez de insinuar, y les faltan las palabras para ello.

  5. Ramón,
    Gracias por comentar!!! Tienes total razón en que lo erótico debe insinuar más que describir. Para mí es muy complicado escribir una escena de sexo completa, nunca había hecho una hasta que me decidí a incluir algunas en el manuscrito en el que estoy trabajando actualmente. Se puede describir sin caer en lo vulgar, porque hay que complacer a todos los lectores de este género, hay muchas que les gusta que las escenas sean completamente gráficas y otras no.
    Es difícil encontrar el balance ideal.

  6. A mí la verdad me es indiferente cómo lo escriban siempre y cuando esté bien redactado. Me gusta el lenguaje elegante, seductor, me parece demasiado romántico, pero hay veces en que me desespera y un poco de lenguaje vulgar para romper el molde no sienta mal.
    Ahora, abusar de ambos estilos y usarlos a diestra y siniestra me rompe los ojos: Algo tipo "Juan acarició los pechos de su chica, haciendo que gentiles suspiros como la seda le recorrieran la piel" (Ya no escribo porque vomito arco iris) me cae tan mal como un "Juan le mordió las t*t*s haciéndola gritar como una p*rr* en celo, no esperó más y le metió la p*ll* (ASCO)".
    Para mí, una buena mezcla de los dos, dependiendo de la situación, es perfecta. ¡Saludos desde Venezuela Stefy!

  7. Hola Alan!!!
    Qué gusto tenerte por aquí leyendo y dando tu opinión. Eso es lo más difícil de alcanzar en las novelas eróticas o con un tanto de contenido erótico… el equilibrio. A mi me cuesta mucho escribir estas escenas, tanto, que cuando termino siento que he estado escribiendo por diez horas continuas.
    Me hiciste reir mucho con las frases: Me rompe los ojos y vomitar arcoiris!!! jajajajajajaj
    Un abrazo desde este lado del charco! 🙂

  8. Hola. Estoy de acuerdo contigo en que hay que dejar que la imaginación vuele, darle ciertos elementos y no describir todo con detalles. Yo tengo un blog y ahora mismo estoy escribiendo, recuerdo que en una escena de sexo lo deje justo en un punto en que se comenzaba a calentar todo y algunas lectoras preguntaron por qué lo había hecho. Les dije que pueden imaginarse lo que ocurrió.

  9. Hola, Yara!!! Bienvenida a mi blog y gracias por leer y comentar. Así es, es mucho mejor cuando le dejas a la imaginación. Aunque, en mi mas reciente novela, tengo algunas escenas que son bastante explicitas, fue difícil lograr un elegante (pero ardiente jejej) equilibrio porque era la primera vez que escribia escenas de ese tipo. También depende del género de la novela. Las eróticas tienen más escenas de sexo y es necesario que las tengan, por el contrario, las contemporáneas o chicklit pueden prescindir de ellas o dejarlas en un punto en la que los lectores completen el resto de la situación con su imaginación. 😉
    Seguiremos en contacto.
    Un abrazo.

  10. Buenas 🙂 He visto tu post en Twitter ^_^ Soy Paty, y soy escritora de erótica desde hace más de diez años (tengo un blog de novelas eróticas, se llama Cuentos íntimos, cuido hasta el más mínimo detalle)

    Tienes parte de razón en que el lenguaje es primordial en una escena. Pero, y esto lo sé por experiencia, las palabras dependen precisamente de lo que quieras contar y del impacto que quieras ocasionar con el relato. Nunca he sido partidaria de utilizar la palabra polla, no me gusta, suena vulgar. Sin embargo, la utilizo cuando sé que esa palabra está bien empleada dentro del contexto. Esto es algo que se aprende con la práctica. Escribir erótica NO es fácil.

    Cuando por ejemplo estás narrando desde el PoV de un hombre, el lenguaje es distinto a si estás escribiendo desde el PoV de una mujer (otra cosa sería muy extraño, créeme). Igual que no es lo mismo narrar una situación urgencia en los personajes, que narrar una tórrida y abrasadora escena de cama. Depende, como digo, del contexto.

    Pero, querida, el 90% de los que escriben erótica, no saben definir el contexto, por tanto no tienen en cuenta ni el tono, ni el estilo (ya no hablamos ni de tiempos verbales xD), y tampoco se paran a mirar un diccionario para encontrar los sinónimos adecuados.

    Te invito a que pases por mi blog, si te apetece, para que veas cómo trabajo. Además de relato, escribo artículos sobre cómo escribir buena erótica -> http://cuentosin.blogspot.com

    ¡Un saludo!

  11. Hola Paty!!! Muchas gracias por dedicar un poco de tiempo a leer este polémico post jejeje. Y qué alegría que seas escritora de Erótica y que estemos de acuerdo con que este tipo de escenas explícitas o no, tienen que ser sensuales y provocativas. Me gusta que aclares el punto del contexto. Es cierto, hay escenas que ameritan un lenguaje más directo y no pongo en duda de que hay que tener especial cuidado en la narración ya que definitivamente los hombres y las mujeres pensamos muy diferente en este tema y en todos jajaja.
    Ya mismo estoy entrando en tu blog para leerte.
    Bienvenida a mi espacio y nos leemos pronto 🙂
    Saludos!

  12. Totalmente de acuerdo contigo…no hay nada que me saque de una historia más, que estar leyendo una escena romántica, sensual..y que el protagonista masculino suelte un "Nena, quiero que sientas mi polla dentro de mi", jajaja ! Quizás en parte por ese motivo, me gustan mucho más las historias de época, es mucho más complicado que sus protagonistas se expresen de forma "vulgar".
    Besos !

  13. ¡Maribel, Bienvenida! Gracias por tomarte el tiempo para leer, opinar y compartir. Pfff hoy en día vamos a mayores con este tema. Qué complicado encontrar escenas de sexo narradas con sutileza. Nadie pide una narración erótica sofisticada y rebuscada y estoy clara en que hay de todo tipo de escenas. Además de que deberían acercarse a la realidad. El otro día, una lectora me dejó un comentario diciendo que en esta clase de escenas yo llamo al pan "pan" y al vino "vino". Es que no sé hacerlo de otra manera porque cada parte de la anatomía humana tiene un nombre y ese es el que uso para las escenas de sexo. Y como en todo, habrá a quien le guste y a quien no jejeje
    Nos seguiremos leyendo.
    Abrazos.

  14. Erotismo y sensualidad deberían ir de la mano, de hecho así fue hasta 2012. Hasta ese momento, la literatura erótica contaba con magníficos títulos, algunos de los cuales son clásicos. Ahora, el éxito de determinados libros ha convertido esto en un "todo vale" al que, si no te apuntas, si prefieres sensualidad antes que sexualidad explícita, literatura a subir el voltsje de la escena a golpe visual,te tachan de escribir como en tiempos de tus abuelas.
    Menos mal que la moda es eso, una moda, y que está en declive. Prefiero, al leer un libro que sea literatura, no tener la sensación de estar viendo una peli porno.

    Un beso

  15. ¡Hola, Mayte! jajaja claro, es lo que le digo muchas veces a mi marido: para leer esto (Cincuenta Sombras de Grey -por ejemplo-) me veo una peli porno sadomasoquista y listo 🙂
    Yo tampoco soy muy fan de la literatura erótica. A ver, me gusta que las novelas puedan contener algunas escenas de sexo explícito, pero no que sea toda novela y que no haya una buena trama de fondo. Como me ocurre con la Hermandad de la Daga Negra que es literatura erótica paranormal con una trama estupenda y a la que te enganchas de inmediato.
    Es un tema profundo este, tú sabes, 'entre gustos y colores' lo importante es que cuando se escriban estas escenas se traten con delicadeza y preferiblemente en un lenguaje más universal.
    ¡Gracias por pasarte a leer y opinar! 🙂
    Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *