Queridos lectores:

¿Qué tal están?

Por aquí todo muy bien y muy contenta de contarles que apartir de esta semana, estaré publicando dos veces por semana en el blog. Sip,así como lo leen. Los martes estarán destinados a entrevistas para dos secciones del blog. Una nueva y una vieja que estoy reactivando hoy. Y los jueves estarán destinados al post tradicional tal como los vengo publicando desde hace tiempo.

Sobre las secciones, la nueva, será para las personas que están al otro lado del libro y nos ayudan con sus reseñas día a día: Bloggers, Booktubers, Bookstagrammers creo que se lo merecen y les voy a dar su espacio. Si quieren saber más, estén pendientes por las redes sociales

Entonces, hoy que es martes de entrevistas empezaremos con la sección De autor a autor que la tenía muy abandonada. La primera «edición» de esta sección fue muy exitosa y me animó a continuarla pero a veces el tiempo no se pone de acuerdo con nuestros ánimos, así que el tiempo pasó y no hice nada.

Pero eso se acabó en el 2018.

Así que aquí vamos.

La escritora de romance que hoy nos acompaña es una luchadora que sin importar la condición que le toque atravesar, sigue a pie de cañon, lista para darle a sus lectores más y más letras.

Hoy, con ustedes: Lee Vincent

Esta escritora boricua es una prolífica autora del género romántico, aficionada a las letras y a la lectura desde muy temprana edad.

Estudió relaciones públicas y publicidad, lo cual le ha permitido tener las técnicas adecuadas para promocionar sus novelas en las redes sociales; aunque quienes la han leído y han tenido el gusto de disfrutar de alguna de sus historias, saben que su éxito va mucho más allá de «pura publicidad»

Es autora autopublicada desde sus inicios, pero cabe destacar que Lee creó su propio sello editorial con el nombre White Lotus House Publishing, bajo el cual publicó su primera novela Corazón Cautivo, obra que en sus primeros 30 días de ventas logró colocarse #1 en ventas en Amazon en las categorías Romance, Contemporáneo y Suspenso. Y desde entonces, ha tenido una acogida grandiosa entre los lectores, la mayoría de los cuales, ya le guardan una fidelidad absoluta haciendo que cada nueva publicación de Lee, llegue a ocupar rápidamente los primeros puestos de venta de los top más vendidos de Amazon.

Entre sus historias se encuentran: Regreso a casa (novela romántica que salió publicada en julio de 2016), El club de Trébol (comedia romántica), Amor en la Frontera (bilogía Western), En ruta al destino, Manual de Seducción, y más recientemente Tú, mi mejor regalo.

Actualmente cursa una Maestría en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón en Puerto Rico. Quienes la siguen en las redes saben que se encuentra en proceso de tesis y que, desde ya, te auguramos lo mejor para que culmines con un éxito total esta meta.

 

¡Hola Lee! Me da muchísimo gusto poder tenerte en este espacio del blog y por supuesto, te agradezco la disposición en responder a estas preguntas que tengo preparadas para descubrir —un poco— tu proceso de escritura.

El honor y el placer es mío porque espacios como este me permiten estar más cerca de mis lectores. Así que muy agradecida por la invitación.

 

¿Cómo maneja Lee Vincent el proceso de escritura de una novela, se deja llevar por las musas o establece rutinas? Si tienes una rutina de escritura, ¿nos podrías contar un poco de ella?

Tengo una rutina que «intento» cumplir, sin embargo, como todo proceso creativo, uno propone y las musas disponen. Pero generalmente, comienzo muy temprano en la mañana después de desayunar y tomar café. Inicio en las redes sociales con un saludo, hago un poco de promoción y luego me dedico a escribir hasta cerca del mediodía. Después, paso al almuerzo y ya a media tarde culmino porque honestamente la mente ya no da para nada más. Así que cuando empiezo a escribir porquerías, las descarto y me voy a descansar.

Hay dos cosas que quiero compartir que me parecen interesantes: no soy escritora de mapa y voy corrigiendo y editando a medida que voy avanzando. Al final, le doy una leída al texto, pero ya cuando he puesto la palabra «fin» la historia está prácticamente pulida.

 

Al momento de publicar tu primera novela, ¿por qué decides crear un sello editorial? ¿Crees que ese detalle te pudo dar más visibilidad entre los lectores que aún no se decantan por los autores autopublicados?

Pues debo admitir que fue pura vanidad ante un comentario de que los escritores que no pertenecían a un sello editorial no despuntaban. Entonces me dije: «Pues tendré un sello editorial si tanto importa» Esa fue en realidad la razón, pero al final me ha sido provechoso porque mis lectores me pueden identificar más fácilmente.

 

¿Cómo surgen las ideas para tus novelas? ¿Tienes alguna manía de escritor que nos quieras confesar?

Las ideas surgen de cualquier fuente. Por ejemplo, a veces estoy leyendo el periódico y veo algo que me impacta y saco de ahí para una historia. Ese fue el caso de mi novela «En ruta al destino.» —Voy hacer spoiler, así que pasen a la siguiente pregunta si no la han leído—: El personaje de Nick, el protagonista, fue un caso que se dio en Puerto Rico en donde un abogado perdió a su esposa, quien era fiscal, en un atraco en su casa. Siempre cambio algunos detalles. Pero en ese hombre me inspiré para ese personaje.

¿Manías? Pues me imagino que debo tener alguna, pero de momento no recuerdo.

 

Al momento de empezar a escribir una nueva novela, ¿estableces un límite de tiempo a la organización y documentación para este nuevo libro?

Sí, me organizo desde comienzo de año y me programo para cumplir. No obstante, hay situaciones que uno no puede controlar. El año pasado pensaba publicar seis novelas y solo alcancé cuatro por el asunto del azote del huracán a mi isla, pero me siento bien porque me esforcé y di lo mejor de mí.

Para cumplir con los tiempos me ayuda mucho poner la novela en preventa en Amazon porque la plataforma te obliga a que cuatro días antes debes entregar el manuscrito final. Esa presión de tiempo me ayuda. Lo que en sí no me ayuda es que soy un poco perfeccionista y cuando ya la tengo finalizada si hay una escena o un personaje que no me gusta lo reescribo, pero me resulta porque al final los lectores te comentan tal y cual cosa de esa escena o personaje y te dices a ti mismo: «Hacía falta.»

 

El pasado mes de septiembre de 2017 el huracán María devastó la isla del encanto, por fortuna, tú y los tuyos salieron con bien de todo, pero lamentablemente, les tocó vivir con todo lo que María dejó destruido a su paso, como lo fue quedar sin luz por más de tres meses. Hace apenas unos días se les ha reinstalado el servicio. Estas son cosas que nos llevan a preguntarnos ¿Cómo lograste organizarte de manera tan eficiente para seguir escribiendo, seguir activa en las redes, seguir haciendo promoción y seguir publicando tus libros, además de mantener siempre tan alto el ánimo para salir adelante? Sé que no solo estabas por desempeñar estas actividades, si no que, además, retomaste tu tesis y tienes una casa que llevar. ¿Cómo lo hiciste? ¿Tenías luz a pocas horas en casa para recargar los aparatos (ordenador, móvil, etc.) o debías ir a un sitio público para hacer esto? Por cierto, admiro esa fortaleza y ese ánimo que tienes.

Pues debo decirte que el huracán María marcó un hito en la historia de cada puertorriqueño que vivió la experiencia de enfrentar un huracán categoría cinco. Los primeros días la prioridad fue sobrevivir. Aparte de la energía eléctrica, el agua potable y la internet, se cayeron las telecomunicaciones, así que no podíamos llamar a nuestros familiares. Creo que fue la parte más angustiante del asunto. Otro asunto muy dramático fue que escaseó el combustible y para poder llenar el tanque del auto tenías que hacer filas de hasta dieciséis horas.

Salvo todo eso que acabo de mencionar se dio un fenómeno hermoso, los vecinos se convirtieron en familia, así que compartíamos todo. Si alguien conseguía alimentos, agua, lo que fuera lo compartía. Eso es lo mejor de todo.

En cuanto a la energía eléctrica, en casa contábamos con generador eléctrico para por la noche mantener el refrigerador prendido y un ventilador para no morirnos de calor porque, si vives en el Trópico, siempre hay calor.

¿De dónde saqué fuerzas para continuar con la escritura de mis novelas y mi tesis? Del cariño de mis lectores. Recuerdo que la primera vez que tuve internet en mi celular (Como a 2 semanas del huracán) puse un mensaje en Facebook y pedí que compartieran que había sobrevivido a María. Los mensajes de mis lectores y mis compañeros de letras comenzaron a llegar de todas partes del mundo y eso me motivo. No podía quitarme ni rendirme porque ellos estaban esperando todo lo contrario de mí, así que identifiqué una biblioteca de la universidad más cercana y desde allí escribía. Fue difícil porque no es el medioambiente que siempre tengo en mi oficinita, pero lo pude hacer. De igual forma hice con la primera entrega de mi tesis, asunto que conllevó que mi director de tesis me felicitara. Esas cosas te motivan.

Obvio, toda esa fuerza provenía de Dios.

Todavía miró atrás y pienso que con la experiencia que viví, la escritura me salvó de no caer en una depresión. Es triste ver a tu país devastado, las personas saliendo a Estados Unidos en tropel, las casas arrasadas, pero los puertorriqueños tenemos un corazón fuerte y nos levantamos. Decimos que nuestro corazón tiene espuelas como los gallos de pelea. Ni María ni ningún huracán es más fuerte que nuestra voluntad.

Tomará tiempo para que la Isla vuelva hacer lo que fue, pero vamos en camino.

 

Apartando este tiempo posterior a María, ¿Cuánto te puedes tardar en escribir tus novelas? ¿Te planteas un mínimo y un máximo de palabras para conservar un patrón en la extensión de tus obras?

Me tomo alrededor de seis semanas si no me pongo vaga, pero siempre procrastino porque la mente se cansa. Ese es el llamado bloqueo del escritor, que no es otra cosa que vagancia literaria y nos pasa a todos, pero me relajo, no toco el teclado por un par de días y renuevo las fuerzas. Otra cosa que nunca falla es que cuando me entra el bloqueo en una historia comienzo a escribir otra y así combato ese período de sequía creativa.

Casi todas mis novelas tienen una extensión de setenta mil palabras. Es curioso porque cuando miras los comentarios de Amazon —casi siempre— los lectores ponen: «Me la leí de un tirón.» Creo que eso les gusta.

 

¿Tú crees que todo escritor debe ser un apasionado de la lectura? ¿Cuál es tu media de lectura al año y cuáles son tus géneros favoritos?

Esta pregunta está difícil. Yo me considero una mala lectora porque leo solo lo que me gusta. Si comienzo un libro y al segundo capítulo no me atrapa, lo suelto. No me torturo. Mis preferidas son las lecturas autobiográficas e históricas. Obvio, me gustan las novelas románticas, pero odio dos cosas del género: la cursilería y las mujeres débiles de carácter. Si tienen esos dos ingredientes las dejo al instante.

Creo que un buen libro —para mí— debe tener suspenso (no significa que haya un asesino en serie persiguiendo a los protas con un cuchillo), pero que me intrigue, personajes que me seduzcan, algo de humor, y obvio una historia de amor bien hilada.

Al año debo leer mucho, pero no lo llevo registrado porque con el asunto de la maestría te asignan muchas obras. Fuera de eso, no suelo leer mucho como otras personas porque para mí no es tan importante la cantidad de libros sino la calidad de la historia. Tengo un problema y es que cuando una historia me gusta la voy retrasando para que no se me acabe. Eso me pasó con «El ruiseñor» de Kristin Hannah y recientemente con «En este lado del paraíso» de Robyn Carr. De Robyn me estoy leyendo la serie completa, así que la rendiré hasta el 2019. Jejeje.

 

¿Alguna vez te has encontrado con el «Bloqueo del escritor»? Cuéntanos, ¿Cómo lo superaste? ¿Crees que la rutina y organización de la escritura ayuda a que este bloqueo no aparezca?

En mi caso yo lo llamo la vagancia del escritor, pero repito, es en mi caso. Entiendo que la mente se agobia cuando trabajas todo el tiempo en una misma historia porque prácticamente vives dos vidas de forma simultánea: tu vida cotidiana y la de tus protas. Entonces, cuando las musas se van de vacaciones para Ibiza —Esas chicas sí que viven a lo grande— yo aprovecho para tomarme un par de días. Es ahí que confecciono flores de azúcar para mis bizcochos, tomo algún taller de Photoshop o sencillamente me tiró en el sofá a intoxicarme con series de Netflix. Hasta que no me siento enamorada de la historia de nuevo no regreso.

Aunque otra cosa que me funciona es comenzar una nueva historia, aunque la deje sin terminar cuando los protas de mi primera historia me reclamen.

 

Qué puedes recomendarnos para la promoción de las novelas en las redes sociales basándote en tu experiencia.

Una vez me entrevistaron en un blog de España y no sé si esto se tomó como una herejía, pero aún creo firmemente que «lo que no se anuncia no se vende.» Claro está en Facebook, por ejemplo, si haces mucha promo te arriesgas al bloqueo, pero yo siempre me ando arriesgando. Creo que es importante hacer mucha publicidad y esto lo creo firmemente por mi preparación en el mundo del mercadeo. Yo no le tengo miedo a la promoción porque me he convencido de que si Coca-Cola y Walmart son marcas mundialmente reconocidas no ha sido por el azar. Y lo más curioso de todo, cada día gastan millones en promoción.

Soy fiel creyente que el escritor autopublicado tiene que hacer mucho ruido. Habrá quien se canse y no quiera seguirte, perfecto, esos son daños colaterales. Pero también habrá quien diga déjame ver que tiene esta Lee Vincent. A esos son los que quiero porque se convierten, no solo en lectores, sino en seguidores.

El autor autopublicado debe hacer promo en las redes sociales, booktrailers, un blog para que dé a conocer sus obras, compartir con otros compañeros, lecturas conjuntas, contestar cada mensaje o comentario de sus lectores, ser agradecido y sincero, pero sobre todo respetuoso y considerado con otros autores. Este mundo literario es de todos. Tengo un lema: «Vine a este mundo literario a compartir no a competir.»

 

Lo más difícil de ser escritor es…

El tiempo que le dedicas a la escritura. Tiempo que no podrás reponer para estar con tu pareja, tu familia, días de fiestas, hacer otras cosas o simplemente ver la serie «Velvet» por cuarta vez.

Otro asunto es lograr que la gente tome tu trabajo en serio. Cuando con orgullo digo yo soy escritora autopublicada en Amazon, las personas tienden a mirarme con dudas. Me imagino que lo primero que piensan es: «¿De qué vivirá realmente?» 

Y, por otro lado, la familia que a veces piensa que escribir es como un hobby, por lo tanto, según ellos, puedes dejar tu trabajo en cualquier momento para hacer lo que se les antoje. En eso soy bien estricta. Cuando escribo me lo tomo como un periodo de trabajo.

 

Desde tu experiencia, qué consejo te gustaría darle a todos los que se inician en el camino de la escritura.

Que no se den por vencidos, eso es lo primero. Busquen consejos de personas que realmente hayan pasado por la experiencia y les haya ido bien. Jamás escuchen a un escritor frustrado porque eso los desanimará. Y de esos hay muchísimos.

Antes de lanzarse lean muchos blogs en Google sobre el tema de autopublicación e implementen buenas estrategias. Y si quieren vender mucho hagan buenas historias románticas, es el género que más se vende, aunque sea tan denigrado por algunos. —No le digan a nadie, pero esos son simples celos—. Y si no van a escribir romántica, busquen la forma de introducir en sus historias alguna relación amorosa. Eso siempre atrae. El amor es la fuerza que mueve al mundo, aunque algunos no quieran aceptarlo.

Pero lo más importante, tomen cursos de cómo escribir. Escribir es como cualquier rama del arte, un don que debe ser cultivado.

 

Por último, cuéntanos algo sobre tu último libro. ¿Algún adelanto sobre futuras publicaciones?

Bueno… mi más reciente historia «Tú, mi mejor regalo» ha sido un verdadero regalo para mí. La acogida de la historia de Pippa Jones y Oscar Harrelson me ha dejado con más ganas de escribir, por eso este año vengo con seis nuevas historias. Aprovecho para darles las gracias a mis lectores por siempre apoyarme en cada proyecto. Les prometo que trabajaré con ahínco para no defraudarlos.

¿Mi próximo proyecto? Pues te cuento, vivo amenazada porque si el vaquero no regresa habrá boicot a esta escritora, así que «Amor en la Frontera II» viene para el 13 de febrero de 2018. Es la culminación de la bilogía. Hasta mi padre anda amenazándome. Así que a ponerse las botas que de nuevo nos vamos para el Viejo Oeste Americano.

 

Lee, mil gracias por concederme esta entrevista y que el éxito te siga acompañando en el camino de las letras.

Para mí fue un verdadero placer. Me la disfruté muchísimo porque me sacó de la rutina y me hizo reflexionar sobre cosas que a veces ni nos da el tiempo para plantearnos.

Muchas gracias por la oportunidad y te deseo mucho éxito con tu blog, que debo confesar es uno de mis favoritos.

 

Y a ustedes, ¿qué les pareció esta entrevista?
Recuerda dejar tu opinión, saludo o sugerencia en la caja de comentarios que está abajo 

Muchas gracias por leer, comentar y compartir en las redes este post.

¡Hasta la próxima!

Compartir en las redes:

4 thoughts on “De autor a autor con Lee Vincent.”

  1. Muy buena entrevista. Se nota muy sincera y complaciente para las lectoras. He leído sus libros y son muy buenos. Le deseo mucho éxito a Lee Vicent.

    1. ¡Hola, Miriam!
      Gracias a ti por pasarte a leer, comentar y compartir en el blog. Nos alegra saber que estas entrevistas aportan información valiosa para todos los lectores. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *