Recursos para escritores

Construye una sólida marca de autor (Parte 1)

Desde hace unos meses estoy en la búsqueda de renovación y cambios importantes para todo lo que represento como marca.

No es que esté aburrida ni mucho menos con lo que estoy haciendo, creo que nunca había estado tan satisfecha con una actividad como con esta en la que día a día me esfuerzo por sacar adelante mi marca.

Sí, cuando te conviertes en escritor, y lo he comentado en muchos post anteriores, debes tener muy claro qué quieres conseguir con esta actividad porque si quieres que te lean vas a tener que promocionarte y eso te va a llevar a relacionarte en las redes sociales quieras o no, y vas a necesitar construir una marca solida de escritor.

La cosa está en si tu apetito de ser escritor se satisface con un libro o vas a necesitar más. Eso deberías tenerlo claro desde el principio.

¿Por qué?

Bueno porque muchos escritores cometen el error de crear una marca para su primer libro sin pensar en lo que ocurrirá con los siguientes.

Te pongo el ejemplo más claro.

Escribes un libro que se llama «El día más bonito» Para promocionarlo, piensas que lo correcto sería abrirle perfiles en las redes al libro y de allí comenzar a promocionar.

En realidad, la idea no es descabellada pero sí un poco engorrosa.

¿Por qué?

Porque si tu libro no se convierte en un bestseller de lista del New York Times, NADIE te va a recordar como autor y habrás perdido un tiempo valioso haciendo publicidad, ya que con el siguiente libro volverás a proceder de la misma manera, pero con más trabajo porque vas a duplicar el número de perfiles para administrar en la red y con el tiempo esto se va a multiplicar según la cantidad de libros que tengas y al final nunca habrás unificado tu marca que es lo que te interesa.

¿Y quién es la marca?

TÚ. El autor es la marca.

Es por ello que siempre recomiendan crear una plataforma de autor sólida, y con esto no me refiero a una web.

La plataforma de autor abarca todo; desde la web/blog hasta las presentaciones de los libros; sin olvidarnos de las tan mencionadas e importantes: redes sociales. Clic para tuitear

Siempre motivada a mejorar y enriquecer mi marca de autor, he estado investigando algunas cosas de las redes y como siempre comento, en el mercado anglo encontramos consejos valiosísimos que me complace compartir con ustedes, así, al final, podríamos hacer un feedback de nuestras experiencias y sacar buenas conclusiones de lo que puede servirle a unos y a otros no.

Encontré un artículo en The Write Life escrito por Jessica Lawlor y lleva por título Build a Writing Brand That Rocks: Quick Social Media Tips for Writers que yo traduciría como: «Construya una marca de autor solida: Consejos rápidos sobre redes sociales para escritores

Este artículo me enganchó al momento en sus dos primeras líneas:

No es ningún secreto que se espera que hagamos mucho más en estos días que —simplemente— escribir.

¡Felicidades! Ahora eres el CEO de tu marca personal.

 

Me hizo reír porque es cierto.

CEO son las siglas de Chief Executive Officer en inglés o Director ejecutivo en español. Y según Wikipedia un CEO «es persona encargada de máxima autoridad de la llamada gestión y dirección administrativa en una organización o institución. (…)El director ejecutivo tiene varias responsabilidades. Como comunicador, informa a agentes externos la participación de la empresa, objetivos y logros de la misma, así como la gestión de la organización y los empleados. Toma las decisiones de alto nivel sobre política y estrategia empresarial. Como líder, asesora a la junta de directores, motiva a los empleados y cambia las unidades dentro de la organización, y como gerente preside las operaciones de la organización a lo largo del tiempo en la empresa.

En una compañía incipiente o startup tiene como prioridad enfocarse en tres áreas principalmente:

  1. Crear la visión y estrategia de la compañía y la comunica con todos los actores.
  2. Reclutar, entrenar y retener el mejor talento para la compañía.
  3. Asegurarse de que se mantenga suficiente capital en la organización.

 

Me dirán ustedes si eso no se parece a todo lo que a diario vamos desempeñando; aparte de escribir, claro está.

Construir una plataforma de autor sólida y fuerte es tan importante como escribir porque allí es en donde vas a compartir tu trabajo, captar a nuevos lectores y descubrir nuevas oportunidades. Clic para tuitear

Y es un hecho que si no te promocionas, o mejor dicho, si no estás activo en las redes sociales, no vas a vender.

No hay otra, no le des más vueltas al asunto.

Las redes sociales son la manera más efectiva de construir tu marca personal. Y el mundo se mueve tan rápido en esta nueva forma de «sociedad» que hay que adaptarse con la misma velocidad porque si no, corremos el riesgo de quedarnos atrás.

Es por ello que a veces sentimos que estamos sobre cargados de trabajo y que el tiempo no nos rinde.

Con un poco de organización y metodología, porque no todas las redes sociales funcionan igual, se puede lograr.

Este artículo —el original— está dividido en dos posts. Yo lo voy a manejar de la misma manera para no hacer esto tan largo para ustedes. Hoy les voy a mencionar los consejos de Jessica para Facebook, Twitter y Periscope y la próxima semana tendrán el de LinkedIn, Instagram, Pinterest y Snapchat.

En el proceso les iré contando un poco mi experiencia según cada red.

 

Hablemos de Facebook.

Facebook es una red social para construir una comunidad y conocer a otros escritores. Yo también agregaría a los lectores 

Uno de los consejos que se dan en el artículo es unirse y participar en grupos relevantes de escritores en Facebook. La participación en los grupos es buena porque permite conocer y crear red con colegas, compartir recursos, obtener inspiración.

Deberíamos fijarnos más en lo que hacen los escritores anglosajones ¿no? Porque —voy a hablar por mí, pero sé que muchos cometen el mismo error— nosotros no participamos en estos grupos de otra forma que no sea para promocionarnos y quizá esa no es la forma en este caso. También, cabe acotar, que entre los indie anglosajones hay más compañerismo, profesionalidad y menos chismes, envidias y conflictos. No me lo tomen a mal, pero la mayoría de ustedes saben de qué les estoy hablando.

Soy fiel creyente de que siempre se pueden cambiar las cosas, ¿a que sí? 

Sigamos.

En este punto se hace mención a algo que siempre acoto yo también para las redes y es compartir un poco —o mucho, según prefieras— de tu vida privada.

Jessica asegura que nunca se sabe cuándo tu vida profesional y privada pueden tener algún tipo de cruce. Ella cuenta que cuando dejó su trabajo para dedicarse a su negocio a tiempo completo, empezó a compartir su proceso en su página personal de Facebook con la excepción de que la configuración de privacidad de esas publicaciones, las dejaba abiertas al público; dice que se sorprendió por el alcance de la publicaciones y la cantidad de personas que empezaron a «seguir» su página personal y las ofertas que surgieron gracias a esto.

En mi opinión, lo he probado y es cierto. Solo que no he sido lo suficientemente constante. Cosa que es primordial en esto de las promociones en las redes. Aquí es de granitos a diario. Un día que te saltes, te puede afectar como me ocurre en Twitter, de quien vamos a hablar a continuación.

 

Twitter.

Esta red social es el lugar ideal para compartir tu trabajo, comunicarte con otros escritores en tiempo real y encontrar inspiración para futuros proyectos de escritura.

Una manera fácil para estar activo en Twitter sin tener que ser esclavo de la red, es programar previamente tus tweets usando plataformas como Hootsuite, Buffer o Postcron. Casi todas tienen versiones gratuitas —con ciertas limitaciones— pero si puedes pagar alguna de estas en versión Premium la verdad es que merece la pena.

Yo uso Postcron en su versión paga que no es costosa, a mi parecer, son solo 9.99 euros al mes y puedo hacer magia con esa plataforma. Se puede programar no solo Twitter, también: Fan Page de Facebook, LinkedIn, Pinterest, Instagram y Google + entre otras. Puedes tener todos tus Tweets organizados en una hoja de Excel tal como te lo indican en el tutorial de la plataforma y con un solo clic puedes programar un mes entero —o el tiempo que decidas— la verdad es que ahorra mucho tiempo que puedes invertir escribiendo.

Cada vez que creas un nuevo tweet para algún artículo nuevo de tu blog o para tu nuevo libro, recuerda no hacer uno, si no varios que sean diferentes entre sí para no aburrir a tu audiencia ni dar la impresión de que estás haciendo spam.

Y cada nuevo tweet que crees, copialo en tu lista de tweets de Excel o Word, en poco tiempo tendrás una lista bien surtida de tweets para publicar de forma manual o programada como lo mencioné antes y adivina ¿qué? Sigues ahorrando tiempo.

Algo muy importante que hace de Twitter una red social en constante movimiento es que todo lo que publicas desaparece muy rápido del time line principal de tus seguidores. Hay expertos en marketing que evalúan la vida de un tweet y consideran que varía entre un minuto y una hora dependiendo de la repercusión que tenga el mismo en ser retuiteado y que la gente lo sume a sus likes. Así que hay que tuitear constantemente para llegar —o hacer el intento— a todos nuestros seguidores ya que es poco probable que tus publicaciones sean vistas si las haces muy esporádicamente.

Como te mencioné antes, yo me ayudo con Postcron tengo una hoja de Excel programada para cada red social. En este caso, para twitter, genero muchos tweets diferentes para cada libro; con fotos, porque está comprobado que los tweets con imágenes tienen más enganche que los que no, cada una de mis imágenes es diferente y los intercalo para que no salgan seguidos todos los que pertenecen a una misma novela. Programo una salida cada media hora porque considero que es una buena transición entre un tweet y otro y le doy un respiro —corto—a mis seguidores.

Sigue a gente a la cual le pueda interesar tu trabajo y no solo compartas tu trabajo, también comparte el de tus compañeros o algún chiste o noticia que valga la pena compartir.

He comprobado que cuando te haces solidario con tus compañeros de pluma y retuiteas sus trabajos, o mejor aún, te tomas el tiempo para crear un tweet que los ayude a difundir su trabajo, sales ganando porque usualmente recibes lo mismo a cambio y tu trabajo puede llegar a difundirse entre miles —MILES— de personas al día.

Lo verás todo reflejado en el aumento de tus seguidores reales —porque muchos te siguen para que les sigas y luego te abandonan— y también verás el reflejo positivo de estas acciones en tus ventas.

Un truco en twitter para seguir a la gente que realmente te interesa y compartir contenido que consideras útil, es creando las famosas «listas» Yo tengo varias, organizadas por categorías —así no se me escapa nadie— y algunas las tengo públicas y otras de modo que solo yo puedo verlas. Es una manera excelente de tener agrupadas a tus personas favoritas en esa red.

 

Y por último, en este post de hoy, hablaremos de Periscope.

Aquí sí que me remito únicamente a lo que se comenta en el artículo porque nunca antes he usado la red.

La descargué hace algun tiempo y estuve a punto de usarla pero no llegó a ser lo suficientemente atractiva para mí, sobre todo después de conocer los Stories de Instagram de los que hablaremos la próxima semana.

 

A lo que vamos, Periscope.

Periscope es una aplicación propiedad de Twitter para transmitir videos en directo (streaming) y pueden seguirse estas transmisiones en directo a través de Twitter y Facebook.

Es cierto que este tipo de trasmisiones está ganando cada vez más popularidad y cada vez estamos más enganchados —o yo lo estoy— a los videos.

Si te parece atractiva esta aplicación, podrías compartir a través de ella tu próxima sesión de redacción, tal como lo hizo la profesora de Yoga Kino MacGregor mientras trabajaba en un nuevo libro. Ella abrió la transmisión y habló sobre el libro y su proceso de escritura, luego solo dejó la cámara encendida mientras ella tecleaba. Miles de personas sintonizaron con ella en vivo y observaron su momento de trabajo dejando comentarios de aliento y repartiendo corazones de Periscope mientras la veían escribir.

La verdad es que este proceso suena tentador porque, en mi caso, que me distraigo con facilidad y hay mañanas en las que me levanto de la silla veinte veces para cualquier tontería desconcentrándome de la escritura, este ejercicio sería un éxito porque tendría que estar cien por cien enfocada para no defraudar a mis espectadores. Lo voy a apuntar como futuras pruebas.

Es que esta clase de videos nos permite compartir de forma más clara y directa nuestro progreso en una nueva obra.

Así no estemos preparados físicamente para un «directo» porque no estamos presentables o tenemos nuestro lugar de trabajo hecho un desastre, podríamos hacer actualizaciones cada cierto tiempo. Quizá una vez a la semana.

Todo esto de las redes sociales es ir probando cada método en cada una de ellas y así poder saber cómo nos va, qué nos sirve y qué no.

Así que vayan a experimentar y luego me cuentan.

¡La próxima semana más de las redes, estén atentos! 

Y también quiero mencionarles que a partir de la próxima semana, cada semana estaré publicando dos posts en el blog. Los martes voy a intercalarlos con entrevistas a Autores sobre sus métodos de escritura para la sección «De autor a Autor»; y con entrevistas a Bloggers literarios con la sección «Al otro lado del Libro» una semana para los autores, la siguiente para los bloggers y así sucesivamente. Los jueves seguirán siendo de posts de utilidad para mis colegas y/o anuncios importantes sobre mis publicaciones, ofertas, etc.

Me sorprendo de mi organización este año (Modestia aparte )

A ver si la sigo manteniendo.

Me despido, hasta la próxima semana.

¿Cuál es tu red social favorita? ¿Algún consejo que quieras aportar para desarrollar una buena marca personal?

Déjame tu opinión y consejos abajo, en la caja de comentarios.

Gracias por leer y compartir este post.

 

 

Compartir en las redes:
Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *