Para lectores, Recursos para escritores

¿Cómo me convertí en escritora?

¿Cómo me convertí en escritora?

Es una muy buena pregunta.

Y cada vez que un amigo o un familiar me lo preguntan, respondo con una gran sonrisa: «No lo sé, un día empecé a escribir y desde ahí no he parado.»

Claro, para ellos es natural preguntar algo así, tienen muchos años conociéndome y jamás me habían escuchado decir que me gusta escribir. Y para ser sincera, tampoco había escrito nunca nada. Ni cuentos, ni novelas, ni poesía, nada.

Después de ver mi primera novela publicada, pienso que me convertí en escritora porque tengo una imaginación que no tiene límites y que, en ciertas ocasiones, me vuelve loca.

Entonces, para mantener la mente tranquila, lo que hago es descargar ideas sobre las páginas en blanco de mi ordenador y sin quererlo voy moldeando historias.

Estudié diseño gráfico, luego fui orfebre y a pesar de que me gustaba desempeñarme en esas actividades, nunca me sentía conforme con lo que hacía. Jamás pasé por cursos de escritura ni nada parecido, simplemente me senté a experimentar el placer de escribir una historia y el día que lo hice, sentí que estaba en el camino correcto.

He sido inconstante con algunas cosas en mi vida y en algunas ocasiones, poco perseverante. Pero, el culminar mi primera novela y mantenerme firme y positiva hasta verla publicada fue lo que me demostró que realmente lo que quiero ser el resto de mi vida es eso… escritora. El empeño que le pongo a cada palabra y el mal humor que me invade cuando no escribo, es lo que me ha hecho darme cuenta de que ahora, desempeño una actividad que me encanta y que lo hago con todo el gusto del mundo.

Escribir me permite desconectarme de la realidad y darle vida  a mundos y personajes con los que rio, lloro y a veces me disgusto.

Escribir no es fácil, muchas veces planteas un argumento y estableces escenas que los personajes se niegan a seguir. Siempre digo que los personajes tienen vida propia y por supuesto, me disgusto un poco con ellos cuando me cambian el curso de la historia. Pero cualquier incomodidad pasa cuando yo misma me sorprendo de lo bien que ha salido la escena.

Presagios, mi primera novela, me dio grandes satisfacciones al escribirla, me demostró que soy capaz de lograr mis metas cuando me lo propongo y estoy segura que seguirá dándome satisfacciones, ya que mis metas no concluyen con la publicación.

Ahora, estoy llena de ideas para nuevas novelas. Mientras las anoto en un cuaderno que siempre llevo conmigo a todos lados, sigo escribiendo la segunda parte de Presagios que hasta los momentos se llamará Sincronía.

Compartir en las redes:
Tagged

7 thoughts on “¿Cómo me convertí en escritora?

  1. Cada vez que leo que alguien cercano a mí se siente feliz por estar donde está y por ser quien es, me llena de alegría.
    Está demás decirte que te deseo muchos éxtios y que este camino que hemos recorido a la par, sea el principio de muchos, muchos éxitos!

  2. que bonito stef, me encanta! y que sabroso redescubrirse! al igual que otras personas que conozco y han recorrido un gran camino para luego encontrarse con lo que realmente estaban destinados a ser y que les hace ser felices… inspiras a todos aquellos que aún no lo han encontrado. muchos cariños! José y Elizabeth.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *